Astrobiología. Un puente entre el Big Bang y la vida